Cal Fuster es un sitio increíble! Se encuentra en un lugar privilegiado, en medio de la naturaleza más bella. El ambiente es muy acogedor, somos como una gran familia. Los caballos están muy preparados y eso permite que puedas ir creciendo como jinete. Es un lugar que no te deja indiferente. Los perros corretean libremente e incluso hay gallinas y un burro, "Tedy". Es un lugar en el que puedes desconectar de la rutina y dejar de pensar en los problemas, en el que tanto pequeños como grandes disfrutan como niños. No puedo imaginarme un lugar mejor en el que montar a caballo!

.

Berta,